¡LEVANTA!

Vino a Nazareth, donde se había criado y, según su costumbre, entró en la sinagoga el día de sábado, y se levantó para hacer la lectura. Le entregaron el volumen del profeta Isaías y desenrollando el volumen, halló el pasaje donde estaba escrito: El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor. Enrollando el volumen lo devolvió al ministro, y se sentó. En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en él. Comenzó, pues, a decirles: «Esta Escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy.» (Lc 4, 16-21)

Nos sentimos llamados a Evangelizar y a transformar la sociedad. Creemos que la acción evangelizadora abarca a toda la persona. Contemplamos, a la luz de Lc 4,16-21, la necesidad que la gente tiene de ser evangelizada. Al mismo tiempo no podemos dejar de mirar la pobreza en la que muchas personas se encuentran en la calle. Pobreza no solo material. No sólo les falta el hogar y los medios económicos. Es además la falta de autoestima, de dignidad, la esclavitud a la que les someten el alcohol, la droga y otras adicciones, la desastrosa salud mental. La unción de Jesús para anunciar el Evangelio a los pobres incluye la liberación de la cautividad, de toda opresión y la recuperación de la visión. Como cristianos tenemos para ellos no solo la voluntad y la posibilidad de afrontar sus carencias sino también la urgencia de anunciarles a Jesús como Aquel que puede devolverles todo lo que han perdido: libertad, dignidad y visión de sí mismos como hijos de Dios

En octubre de 2018 Nicolai, un transeúnte de origen Ucraniano, murió en el Parque de la Bombilla a escasos metros de nuestra parroquia. Esto nos hizo enfrentarnos a la realidad de numerosas personas que en nuestro barrio viven en la calle, consumiendo alcohol y drogas y padeciendo diversas enfermedades mentales. Este suceso también supuso para nosotros una llamada a no permanecer indiferentes. Por eso dimos inicio al Proyecto Levanta. Su nombre hace referencia a la palabra que empleamos cuando nos acercamos a alguna de las personas que yacen postradas en el suelo de la calle o de los parques. Lo primero que hacemos es ayudarles a levantarse para poder hablar. Esto es un buen símbolo de lo que queremos hacer con nuestro proyecto: invitarles, en Nombre de Jesús (cfr. Mc 5, 41), a levantarse de la postración humana en que se encuentran.

Entre noviembre de 2018 y enero de 2019 reunimos un equipo de voluntarios de 22 personas. Aproximadamente la mitad de ellas han pasado por el Curso Alpha y después se han incorporado a la vida parroquial activa. Para el trabajo social muchas veces el recurso del que más carecemos es el humano. Alpha nos ha proporcionado ese recurso. Un grupo estable de voluntarios que, en Nombre de Jesús, deciden trabajar en el proyecto.

En febrero de 2019 dimos comienzo al Proyecto. Nuestro objetivo inmediato fue llegar a un grupo de personas  “sin-techo” que ya son conocidos por nosotros y que están asistidos desde la Parroquia de San Antonio de la Florida y San Pio X e invitarles un día a la semana, de momento, a un local parroquial en el que sin prejuicios, todos sean bienvenidos y tengan unos servicios básicos a su disposición, como el té y el café, comida, consejo, amistad y apoyo práctico en un ambiente cristiano no amenazante. Poco tiempo después pusimos a su disposición unas duchas y dentro de poco queremos ofrecer un servicio de lavandería. Poco a poco pensamos en ofrecer una pequeña biblioteca, un área técnica y área de música para que los asistentes puedan desarrollar su creatividad y habilidades prácticas.

A las personas que vienen al Proyecto no les queremos llamar “beneficiarios” ni “usuarios”, ellos son nuestros amigos y son invitados. No queremos asistirles, queremos que lleguen a ser nuestros hermanos. Estamos persuadidos de que Cristo puede levantarles y devolverles su vida dándole un sentido.

La metodología de este proyecto se basa en esta intuición de que “el igual ayuda al que es igual” por lo que queremos que sean los mismos “sin-techo” los que lleguen a ser los que ayuden a los que son iguales. Nosotros buscaremos los medios y aportaremos la ayuda que necesiten para llevar a cabo el programa.

En este primer paso ofrecimos este servicio un día a la semana (por la tarde) en los locales de la Parroquia de San Pio X que necesitaron adaptación y dotación material. Comenzaron a trabajar unos 12 voluntarios establemente. La colaboración de voluntarios incluirá en un futuro a “ex sin-techo”, trabajador social y psicólogo-psiquiatra.

Tres de nuestros invitados ya han asistido a un Curso Alpha. Uno de ellos actualmente está en prisión, otro ha salido de la calle, pero está en una situación mala de salud, ayudado por la gente de la parroquia y el tercero se ha incorporado a un grupo parroquial con el que está creciendo y participando en la vida de la parroquia. Al final del verano pasado uno de nuestros amigos fue encontrado en la calle gravemente enfermo, fue atendido, limpiado y llevado al hospital por personas de la parroquia. Mientras estuvo en el hospital, donde los sacerdotes fuimos a administrarle la unción de enfermos, fue acompañado y visitado permanentemente por los voluntarios y por otros invitados al proyecto, hasta que salió del hospital. Actualmente, vía servicios sociales, está en una residencia psiquiátrica.

Actualmente tenemos un grupo de 25 invitados. La asistencia varía cada semana entre 15 y 20 asistentes. Dentro de poco abriremos un segundo día a la semana.

Nuestro objetivo a medio plazo (2-3 años) es poder ofrecer albergue, inserción en viviendas y programas desarrollados de recuperación de adicciones, problemas de adaptación, etc.

A largo plazo queremos poner en marcha un actividad empresarial que pueda ofrecer formación y trabajo.

Desde el principio trataremos de capacitar a los propios invitados al programa para desarrollar el programa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *